Inicio Mi Ciudad Carta de Lectores El menosprecio y la imposibilidad de la discusión

El menosprecio y la imposibilidad de la discusión

5 lectura mínima
0
702
El menosprecio y la imposibilidad de la discusión 2

Profesor: Cristian Barreto

En momentos tan decisivos para nuestra comunidad, en un entorno de crisis económica y representatividad, surge una problemática que se ha visibilizado más que nunca y que no permite la discusión y la posibilidad de encontrar soluciones entre todos y todas. La grieta generacional siempre ha existido, pero hoy en día, con el auge de redes sociales y la democratización de la comunicación, más la posibilidad de poder expresar cualquier tipo de pensamiento y hacerlo público, parece haberse ensanchado y profundizado. Es muy difícil para la gente joven expresar sus ideas o conversar de igual a igual con gente de más experiencia. Si el mundo está como está en cierta forma es por los errores que pudo haber cometido la generación que nos antecedió, y la anterior, y así sucesivamente. No digo que los más jóvenes tengamos la verdad revelada, pero nuestra mirada puede aportar otros conceptos que ayuden a mejorar o a resolver los desajustes de la sociedad. Podemos aportar otra lectura, sobre todo porque, afortunadamente, muchos pibes y pibas lograron formarse, acceder a otras miradas, desarrollar sus ideas, investigar, informarse. No solo son “las ganas y la fuerza”, es también la mirada y las ideas que se pueden aportar. Pero es muy frustrante cuando se tilda a la gente joven de “pendejo” o “no sabe ni lavarse las patas”, o atribuir los aciertos al azar o a la casualidad. La trayectoria y la experiencia se respeta, y se está siempre abierto al diálogo, porque nuestra idea es aprender de quienes han vivido, porque conocen el camino que vamos a transitar y saben cuáles son sus dificultades, pero sería bueno, que de la otra parte tomen en cuenta nuestra visión, que no se fijen en el aspecto, en la forma de comunicar, que no se cierren. Y saben de qué hablamos, porque también se enfrentaron a lo mismo cuando jóvenes, así que creo que no es una utopía cerrar la histórica brecha generacional y solucionar los problemas entre todos. No es nuevo -de hecho Sócrates y Platón dijeron que la juventud estaba perdida hace una banda años- pero hagamos el intento y veamos qué sale. No escuchemos más la queja que dice “hace falta gente nueva, pero la juventud es apática”, y resulta que cuando se involucran, se escucha algo como, “no pero no es así, se está equivocando, no entiende, no conoce, no sabe”, y etc, etc. Construyamos puentes en vez de socavar las grietas.

Compártelo en la redes!

Mira Esto

¿Cómo construir la nueva normalidad en nuestra comunidad?

Por el Dr. Emiliano Arce Hemos transcurrido más de la mitad de un año complejo e inesperad…